Resolución de problemas

Problema complejo: Es un problema cuya solución no es inmediata o evidente.

Supongamos que se desea construir una casa. El arquitecto probablemente no se fije en los detalles chicos, como por ejemplo si el placard del dormitorio tendrá 3 ó 4 cajones. Seguramente dividirá el problema complejo de construir una casa por ejemplo en albañilería, eléctrica, sanitaria, etc. O sea, enfrentado a problema complejo la solución es dividirlo en más chicos y luego combinar sus soluciones.

¿Hasta cuándo continuar la división? Hasta que la solución sea evidente. Esta estrategia se denomina dividir para conquistar.

Ej: planificación de un cierto trimestre

Esta división se llama de Primer Nivel, indica qué cosas hacer. Cada una de esas tareas puede considerarse como un problema complejo (que será necesario dividir) o como un problema simple, ya resuelto. Dependerá de cada uno que interpretación tendrá. Tener en cuenta que esta dualidad ocurre pues el problema planteado es muy general, cuando se desarrollan sistemas reales la división es más clara.

Segundo nivel: explica cómo hacer las cosas.

Si se considera el viaje a Río como un problema complejo, será necesario dividirlo en subproblemas. Se presenta así en el siguiente punto.

Tomar avión de las 9 hs a Río

Despachar valijas

En resumen, la estrategia para resolver un problema complejo es la de dividir para conquistar: dividir el problema en subproblemas, resolver cada uno de ellos y combinar sus soluciones para resolver el problema original.